¿Qué sucede cuando morimos?


Los relatos más frecuentes de quienes han tenido una experiencia cercana a la muerte (ECM)



Quizás por el miedo a la nada y al hecho de dejar de existir, o quizás por el abatimiento de la pérdida de seres queridos, el ser humano se ha preguntado desde sus albores hasta hoy: ¿Qué hay más allá de la muerte?

Aunque la ciencia aún tiene un universo entero por descubrir y los recientes descubrimientos apuntan a teorías muy interesantes sobre universos paralelos, la cosmovisión actual de la vida es algo mecanicista, ya que niega la existencia de un “alma” que perviva al momento final, es decir, si el cuerpo deja de funcionar se acaba todo.

Si bien nadie tiene una respuesta absoluta a la pregunta planteada, existe un fenómeno que podría darnos alguna pista al respecto y que ha sido estudiado a fondo por muchos investigadores, hablamos de las experiencias cercanas a la muerte. Este tipo de experiencias se caracterizan por ocurrir mientras la persona se encuentra clínicamente muerta hasta que es reanimada.


Según Enrique Vila López, en su libro "Yo vi la luz”, éstas serían las experiencias más frecuentes por los numerosos entrevistados que dicen haber tenido una ECM, eso sí, ni mucho menos deben tomarse como un patrón fijo:







1. Te ves a ti mismo desde fuera de tu cuerpo y estás al tanto de todo lo que sucede a tu alrededor. La sensación es sumamente agradable, como una cálida paz que impregna el ambiente y estás sumergido en ella, tal es así que lo normal es no querer volver. No existen los límites físicos habituales, puedes ver todo tu entorno a la vez o moverte rápido de un lugar a otro.


2. En este momento aparece una abertura en algún punto del espacio, cuyo fondo emite una luz muy brillante sin llegar a ser cegadora. Esta luz te llama poderosamente la atención y vas hacia ella, entrando de este modo en el famoso “túnel”. Cada persona describe este túnel de distintas formas, con distintas proporciones, colores y detalles.


3. Dentro del túnel vas ascendiendo hacia la luz. Por el camino es frecuente encontrarse figuras de amigos y familiares conocidos que te animan a seguir. Una vez llegas, ves en la luz la figura de un ser querido por ti, este ser varía en función de tus creencias, para los católicos suele aparecer Jesucristo, mientras que para un hindú podría aparecer Krishna.


4. Una vez se ha producido el contacto con la luz el entorno cambia, por lo general se aprecia un bucólico paisaje, siempre lo describen inusitadamente bello. Entonces, este ser te enfrenta a todos los recuerdos de tu vida, que se precipitan a ti con una velocidad inusitada pero siendo consciente de todos ellos. En ese momento adquieres una claridad especial acerca de tus errores y aciertos, qué deberías haber hecho y qué no.


5. En este momento este ser puede decidir que aún no ha llegado tu momento y te manda de vuelta a la vida, o bien vuelves por factores externos como una reanimación médica. Los que regresan dicen haber perdido el miedo a la muerte y tomarse la vida de otra forma, para los que siguen allí ya no hay respuesta.


La explicación más racional a este asunto es que se trata de una alucinación póstuma, efecto de los últimos retazos de un cerebro apagándose. 


No obstante, el caso del neurocirujano Eben Alexander contradice esta explicación, ya que él mismo pasó por esta experiencia mientras su neocórtex estaba totalmente ausente de actividad, hecho que quedó constatado.

En futuros artículos abordaremos la cuestión de la muerte desde otros enfoques, ¿Qué dicen las antiguas tradiciones sobre la muerte?, ¿cómo la explican autores como Carlos Castaneda?, ¿cómo es vista desde fuera por aquellos que dicen ver "energías" y espíritus?, ¿es la luz al final del túnel una trampa?.



Share to Facebook Share to Twitter Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario