Masticar mal puede ser causa de trastornos neuronales

Según un estudio, el desequilibrio mandibular provoca la pérdida de neuronas en ciertas partes del cerebro.


Una mala mordida está estrechamente relacionada con la aparición de enfermedades neurodegenerativas, tales como la demencia o el Alzheimer. Así lo indica la investigación publicada en la revista PLOS ONE, que señala como pudieron apreciar que ciertas partes del cerebro en animales dejaban de funcionar correctamente cuando estos presentaban una mordida irregular. Estas partes afectan directamente al aprendizaje y la memoria, además, se ha probado que la perdida de dientes aumenta los astrocitos en la zona del hipocampo, unas células relacionadas con los procesos degenerativos del cerebro.

La simetría en la mandíbula es importante, debido a que la relación entre la cognición y la masticación es más estrecha de lo que parece. Las investigaciones han mostrado que los problemas en la mordida generan como consecuencia asimetría en los músculos que intervienen en el proceso,lo que además de dolores de cuello y de espalda, provoca a corto plazo disminución en la actividad de la corteza cerebral, y a largo plazo podría generar efectos sobre el sistema nervioso central.

La explicación de esta relación entre coginición y masticación puede estar en la evolución. El acto de alimentarse representa muchas veces un “momento de fragilidad” en el que el animal puede bajar la guardia, por lo que la selección natural ha premiado a aquellos que aumentan su velocidad de procesamiento cognitivo y mantienen su estado de alerta. Este vínculo ha sido probado en humanos por diversas investigaciones, que señalan el incremento de nuestra capacidad de atención, la disminución del tiempo de reacción y potencia las señales moleculares dependientes del oxígeno sanguíneo en el cerebro.


Share to Facebook Share to Twitter Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario