Las virtudes de la Vitamina C

La Vitamina C previene las enfermedades cardiovasculares en un 15% y la muerte prematura en un 20%


Las dietas ricas en frutas y verduras son ampliamente conocidas por sus efectos positivos para la salud, alejando la posibilidad de sufrir enfermedades crónicas para aquellos que las siguen. Comer verduras frecuentemente disminuye hasta en un 31% el riesgo de sufrir un ataque al corazón, así como un 25% el riesgo de sufrir cáncer. 

El secreto está en la amalgama de minerales y vitaminas que las componen, haciendo que todas nuestras funciones corporales trabajen a un nivel óptimo sin sufrir desequilibrios químicos. Sin embargo, hay un componente especial que destaca por su especial aporte beneficioso en nuestro organismo, la Vitamina C.

Según un estudio danés publicado en la "American Journal Of Clinical Nutrition", basado en los datos de 100 mil daneses que recogen sus hábitos alimenticios así como sus muestras de ADN, se llegó a la conclusión de que la reducción del riesgo de una muerte prematura, hasta un 20%, está estrechamente relacionada con las concentraciones en sangre de Vitamina C. 

Sus beneficios pasan por ayudar a regenerar el tejido conectivo, además de ser un protector y un antioxidante de nuestras células y moléculas biológicas, ya que activa el glutatión, lo que sumado a su cualidad vasodilatadora, se traduce en una mayor protección cardiovascular. Un estudio francés encabezado por el Dr. Stephane Vannier, también apunta hacia las virtudes de la Vitamina C a la hora de controlar la presión arterial y hacer a los vasos sanguineos más flexibles, lo que ayuda a evitar la ruptura de los mismos. 

Al ser una vitamina hidrosolube, no se acumula en nuestro organismo como pudieran hacerlo otro tipo de compuestos, por lo que la presencia de Vitamina C requiere de un aporte frecuente a través de nuestra dieta. 





Share to Facebook Share to Twitter Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario