Lo que sucede cuando dejas el alcohol

Dejar el alcohol beneficia al cuerpo más de lo que se piensa.




No es una sorpresa para nadie decir que el exceso de consumo de alcohol es perjudicial para la salud, pudiendo provocar cirrosis, anemia, enfermedades cardiovasculares e incluso algunos tipos de cáncer.

Pero, ¿Qué sucede cuando lo dejamos? Según un reciente estudio abandonar el consumo de alcohol durante un mes podría reducir nuestro riesgo de padecer cáncer y diabetes, añadiendo incluso varios años a nuestra esperanza de vida, explica Sophie Borland en ‘The Advertiser’.


El primer paso para dejarlo es querer dejarlo, suena trivial, pero tener una voluntad fuerte es lo más importante a la hora de tomar esta decisión. Hay que tener en cuenta que se nos presentarán obstáculos, situaciones sociales difíciles, en las que sentiremos envidia y añoraremos el suplemento emocional que nos brinda el alcohol, pero los beneficios de dejar este hábito compensan el esfuerzo. 

He aquí una lista de cosas que te pueden suceder si tomas la decisión de abandonar el alcohol:

Dormirás mucho mejor:

Un estudio realizado para la revista Alcoholism: Clinical &Experimental Research, llegó a la conclusión de que beber antes de dormir altera los patrones de las ondas Alpha en el cerebro. Este tipo de actividad cerebral es característica del reposo estando despierto, lo que en la práctica, provocaría un sueño interrumpido.

Otros estudios afirman que el alcohol ayuda a conciliar más fácilmente el sueño al principio del mismo, sin embargo, afecta a su profundidad, disminuyendo así la calidad del periodo de descanso. 

Dejar el alcohol ayudará a descansar mejor, lo cual a su vez, aumentará nuestro estado de ánimo, la concentración y la capacidad mental.

Cenarás más ligero:

De acuerdo a un estudio publicado en la “American Journal of Nutrition”, el alcohol provoca que comamos en exceso. Esto puede responder a la capacidad del alcohol para aumentar nuestros sentidos, como publica un estudio en la revista “Obesity”. 

Los científicos descubrieron que las mujeres que recibieron una “infusión” de alcohol equivalente a dos copas, ingerían un 30% más de comida que las que tomaron una solución salina. La intoxicación etílica incrementa la actividad del hipotálamo, haciéndonos más sensibles al olor de la comida, y provocando de este modo que comamos más.

Se te antojarán comidas más dulces:

El azúcar aumenta los niveles de la dopamina en el cerebro, la cual puede definirse como una “recompensa” química fuente de sentimientos placenteros. El alcohol cumple la misma función, por lo que es posible que al abandonar su consumo, andemos en búsqueda de otras fuentes de dopamina que sustituyan al alcohol, como es el caso de los alimentos azucarados.

Empezarás a perder peso:

Consumir alcohol habitualmente aumenta considerablemente las calorías diarias que aportamos a nuestro organismo. Un estudio demuestra que un consumo “moderado” en las mujeres aporta 300 calorías extras y 433 en el caso de los hombres. La consecuencia de dejar de beber es clara, empezarás a perder peso sin mucho esfuerzo.

Mejorarás tu aspecto:

Nada más pasados unos días, empezarás a notar tu piel mucho más hidratada. Esto ocurre porque el alcohol es un diurético, que hace que orines más. El alcohol, además reduce la producción de una hormona antidiurética que ayuda al cuerpo a reabsorber agua, con lo que tu piel tendrá un aspecto más reseco. 

Dejar el alcohol también ayuda a mejorar otros aspectos negativos de tu piel como los eccemas, la caspa o la piel rosácea.

Tendrás más dinero:

Haz balance de cuánto dinero gastas en alcohol a lo largo del mes. Te darás cuenta de cuanto puedes ahorrar al dejarlo. El dinero que no gastas en alcohol lo puedes gastar en otras cosas que aumenten tu calidad de vida, lo que representa una estupenda motivación para abandonar los vicios caros, en este caso el alcoholismo.


Reducirás el riesgo de padecer cáncer:

Según el National CancerInstitute, el alcohol siempre ha estado relacionado con algunos tipos de cáncer como el de boca, hígado, pulmón, colon y recto. Este riesgo aumenta conforme más bebas. Por otro lado, un consumo mínimo de alcohol, especialmente si es vino, puede ayudar a reducir el riesgo de ataques al corazón, esto cambia si el consumo es excesivo. 

En cualquier caso, dejar este hábito, ayudará notablemente a reducir el riesgo de cáncer y mejorará nuestra salud.



Share to Facebook Share to Twitter Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario